domingo, octubre 28, 2007

El Lirismo de John Coltrane

Coltrane nació en Carolina del Norte, en setiembre 1926 y se crió en Filadelfia. Empezó su carrera musical a los 13 años en la Comunity Band de la Iglesia St. Stephen, dirigida por el reverendo Warren Steele. Empezó allí con el saxo alto pasando luego al clarinete aconsejado por Steele. Algo después estuvo matriculado en el William Penn High School donde continuó su dedicación al clarinete. Durante finales de curso empezó a practicar el saxo alto con insistencia, oyendo a Willie Smith y a Johnny Hodges, intentando imitar sus respectivas técnicas.
Para 1943 estaba matriculado en la Ornstein School of Music, en Filadelfia, estudiando el saxo alto durante un año. En 1945 se enroló en la marina siendo destinado a Hawai donde actuó en la banda militar como clarinetista, aunque seguía en la práctica del saxofón alto. Regresó a Filadelfia en 1947, reanudando sus estudios en la Ornstein School. Conoció allí a Benny Golson con quien asistía a los conciertos de Dizzy Gillespie y Charlie Parker quienes le causaron profunda impresión. En esa época ahondó sus conocimientos en la obra de Lester Young y de Coleman Hawkins. Hawkins especialmente ejerció una notable influencia en Coltrane que escuchaba obsesivamente su tema Body and Soul de 1939, mientras iba afirmándose en la práctica del saxo tenor influenciado todavía por la sonoridad de Coleman Hawkins. En 1955 Empezó a ganar atracción general cuando se juntó al quinteto de Miles Davis. Por entonces la crítica lo consideró un ejecutante hard bop que revelaba la influencia de Dexter Gordon, pero su desacostumbrado concepto del fraseo, su crudo pero cantarín sonido y su enérgico ataque ya lo señalaban como un innovador.
Los logros de John Coltrane son difíciles de encapsular porque abarcan un abanico de una década increíblemente intensa durante la cual, las premisas básicas de su estilo y la estructura dentro de la cual elige trabajarlo fueron objeto de constante cambio. Sin duda, efectivamente, algunos saxofonistas han reclamado como de su propio terreno particular alguna de las varias fases del período de tres o cuatro años en el desarrollo de Coltrane, de ser cuidadosamente examinadas, analizadas y desarrolladas ulteriormente por éste.
“La música tiene que hablar por sí misma”, decía Coltrane, cuando se le preguntaba sobre la exégesis de alguna de sus composiciones. Más bien, continuaba, “no pondría nada técnico en las notas, esto se puede lograr en la forma en que la gente encuentra qué hay en la música para ellos”.
De manera que no se debería tratarse de analizar – Aún si se tuviera la capacidad de hacerlo apropiadamente.
Luego Coltrane continuaba, “no trato de establecer patrones de perfección para nadie. Siento que todo el mundo trata de alcanzar lo mejor de sí, su máximo potencial y lo que consiste depende de cada individuo. Cualquiera que sea la perspectiva, avanzar requiere vigilancia”.
Por ejemplo, por Transition, Coltrane decía, “… esta música abre una parte de mi intimidad que normalmente está completamente cerrada, que raramente reconoció sentimientos, emociones, ´pensamientos brotando por la puerta abierta, hiriendo mi conciencia.”
En otro tema como Wellcome, Coltrane explicaba, “Es el sentimiento que se tiene cuando finalmente se ha alcanzado una conciencia, una comprensión de lo que ha ganado a través del esfuerzo. Es un sentimiento de paz.
Respecto a su evolución, Coltrane explicaba, "Thelonious Monk fue el primero en enseñarme cómo emitir con el saxo tenor dos o tres notas simultáneamente, trasmitiéndome asimismo la costumbre, durante sus actuaciones, de ejecutar largos solos de forma que repitiendo mucho el mismo fragmento pudiera alcanzar nuevas concepciones para improvisar. Me ha permitido llegar lo más lejos posible en la elaboración de determinada frase..."
La colaboración de Coltrane con Monk duró un año. Cuando volvió a juntarse al reconstituido grupo de Davis en noviembre de 1957 había crecido de ser un solista competente, aunque ocasionalmente indeciso, a un músico con la influencia arrolladora de su saxo y cuyo vocabulario de armonías y fraseología había sido enriquecido inmensamente. Había reforzado su estilo mediante constantes investigaciones, desarrollando la extensión de su registro grave, modelando cuidadosamente su hermosa sonoridad aguda, controlando la construcción de su fraseo.
A comienzos 1961, Coltrane declaraba en una entrevista a Ralph Gleason, “me gusta tocar en forma extensa… la única cosa que siento es que debería haber una necesidad ahora de tener más componentes en la banda. Puedo necesitar otro instrumento de viento. Me sucedió algo curioso en el teatro Apolo. Cuando entramos al Apolo un muchacho dijo, ‘estás tocando extensamente, debes tocar veinte minutos’. Ahora, a veces tocamos un tema y yo toco el solo que puede ser de treinta minutos, o al menos veinte. Bien, en el Apolo terminamos tocando ¡tres temas en veinte minutos! Toqué las partes importantes de los solos, que los había estado tocando horas, en ese lapso. De manera que me puse a pensar sobre esto. ¿Qué he estado haciendo todo este tiempo? Esto me hizo pensar, si voy a tocar una hora para decir algo que puedo decirlo en diez minutos, quizás mejor lo digo en diez minutos. Entonces tengo otro viento y consigo otra cosa.”
He estado haciendo solos por años y eso es todo, siento la necesidad de aprender más acerca de producción musical y expresión y cómo hacer cosas musicalmente, siento la necesidad de de otro viento por esa razón. Verdaderamente, podría continuar tocando como ahora, disfruto tocando esa extensión. Me Parece como que me hace mucho bien tocar hasta que siento que ya no estoy tocando más. En el Apolo, My Favorite Things, que dura trece minutos, la tocamos en siete. Cortada justo a la mitad.”
En My Favorite Things mi solo ha estado siguiendo una forma especial. No quiero que sea de esa manera por cuanto la parte libre está allí. Quiero solamente que sea algo donde podamos improvisar en los acordes menores y mayores, pero parece que se hace más y más difícil encontrar algo diferente en ella. Tengo varias metas, que sé voy a conseguir, de manera que trato de tocar algo en el centro que sea distinto y mantener la esperanza de oír algo diferente en ella. Pero usualmente va casi de la misma forma cada noche. Creo que el ¾ (compás) tiene algo que hacer con esta cosa particular. Encuentro que es mucho más fácil para mí cambiar y ser diferente en un solo de un tema de 4/4, porque puedo introducir algunos temas que he estado tocando por cinco años y puedo oír algo diferente. Pero parece que ese ¾ nos ha logrado colocar en una camisa de fuerza.”
Trato de escoger un tema que suene bien y que pueda ser familiar y entonces intentar tener partes en el tema donde podamos tocar un solo. Pero parece como que estamos dentro de esta cosa donde queremos hacer un solo en una perspectiva modal, más o menos, y por eso terminamos tocando montones de acordes repetidos una y otra vez dentro del tema. No sé cuánto tiempo vamos a estar en esto, pero esa es la forma en que ha sido. De manera que el tema es escogido usual y primariamente como un vehículo para “soplar”.
En cuanto a su faceta de compositor, Coltrane decía: “He estado acudiendo al piano y trabajando las cosas, pero ahora creo que voy alejarme de eso. Cuando trabajaba en esas secuencias que ensayaba en el piano, estaba intentando dar a tocar todos los instrumentos y secuencias y las estaba tocando también. Fui aconsejado mantener la sección rítmica tan libre y suelta como fuera posible y si quería tocar las secuencies o correr una serie de acordes, hacerlo yo mismo y dejarlos libres. De manera que pensé sobre eso y he intentado algo de eso mismo, y creo que esa es la forma en que vamos a tener que hacerlo. Ya no voy más al piano. Creo que voy a intentar escribir para los instrumentos de viento desde ahora, y sólo ejecutar a partir de ese instrumento y ver lo que puedo oír. Todo el tiempo que he estada con Miles (Davis) no he tenido nada en que pensar a excepción de mí mismo, de manera que me quedé en el piano y ¡Acordes, acordes, acordes! Y terminé tocándolos en mi instrumento.”
“Le diré una cosa, he realizado mucho trabajo en el ínterin y ahora lo que tengo que hacer es salir y ver un poco a mi alrededor y luego estaré apto para decir que he conseguido hacer algún trabajo en esto o en eso.”
Coltrane murió en Nueva York en julio de 1967. Obtuvo póstumamente, en 1991, el trofeo Grammy por la carrera musical más destacada.

Carlos Alberto 28/10/2007

1 comentario:

A. V. dijo...

Aún sigue enloqueciéndome aquella noche brutal de New York city en que "Milestone" y Coltrane el Santo nos dejaron ciegos con un tema que roza el nihilismo inconsciente de un Cioran, 'So What'...¿Qué puedo decir excepto un 'GRACIAS, JOHN' del tamaño de Brooklyn?

Me ha gustado mucho tu artículo.

Un saludo.