viernes, octubre 12, 2007

Del Swing al Bebop, un paso trascendental





Charlie Parker, entre todos los demás músicos, era poco consciente del aporte que estaba dando al jazz, daba solamente rienda suelta a sus ideas, creando armonías nuevas que los demás se esforzarían en imitar
Kenny Clarke


¿Qué hizo que el jazz cambiara?

Fueron varias las razones. Entre ellas, la Segunda Guerra Mundial, el descontento de los músicos, el maltrato sufrido por los negros, etc.

Hasta comienzos de la Segunda Guerra Mundial la forma de sentir la música por parte de la gente en Norteamérica era concurriendo a las salas de baile, a bailar una pieza de un par de minutos por unos cuantos centavos. Los conciertos fueron desconocidos hasta 1938. Las principales presentaciones para la gente blanca se realizaban en los grandes hoteles, teniendo algunos de ellos orquestas estables. El estilo musical era aceptado por las diferentes clases sociales, pero diferenciadamente. Por ejemplo, los negros tenían grandes orquestas como la de Count Basie, Jimmie Luncefort, etc., que se movían dentro de su entorno social Del mismo modo las orquestas de blancos, como la de Benny Goodman, Glenn Miller, Tommy Dorsey, etc, también se movían dentro de su propio medio. Estas, además de presentarse en los hoteles que eran casi de su exclusividad, también lo hacían en las salas de baile y en los grandes teatros. En los grandes eventos sociales se mezclaban las damas armiñadas y enjoyadas, fueran estas de la gran sociedad o amantes de algún gangster, tal era el entorno. Las orquestas no estaban racialmente integradas. Incluso las que rompían esta norma eran vetadas despiadadamente.

El descontento de los músicos por las regalías los llevó a una larga huelga ente 1942 y 1943, apoyada por James Petrillo de la Federación de músicos, con la consiguiente prohibición de grabaciones en un enfrentamiento con las grandes disqueras como Víctor, Decca, Columbia, etc, lo que propició el aparecer de nuevos sellos como Savoy y otros, de menor renombre que acogieron a los huelguistas. Sobre todo el Savoy favoreció las grabaciones primigenias del nuevo estilo, que de otra manera se hubieran perdido. Por ejemplo, a comienzos de 1943, Earl Hines formó una agrupación de modernistas entre los que se encontraban Gillespie, el propio Parker y el futuro iniciador de las bandas modernas de jazz, Billy Eckstine. De esta agrupación no existen documentos discográficos gracias al famoso “recording ban”. Hubo también la concurrencia de algunos aficionados que se dedicaron a realizar grabaciones privadas, siguiendo a los músicos con equipos portátiles a donde fueran preservando para la historia estas primeras grabaciones, entre las que se encontraban las del propio Charlie Parker.

Cuando apareció el bebop fue tan sorprendente el cambio, que muchos no lo asimilaron, mientras otros creyeron que los músicos negros contaban con algún código secreto especial, que excluía a los blancos de su participación. En alguna medida esto era cierto. Los nuevos músicos tenían dos condiciones fundamentales: eran preparados académicamente y eran virtuosos ejecutantes, además de ser verdaderos creadores. En este grupo estaban principalmente, Charlie Parker, Dizzy Gillespie, Thelonious Monk, y otros como el recientemente fallecido Max Roach.

El paso inmediato fue la desaparición de las salas de baile y de las grandes bandas. La economía de guerra no lo permitía. Ya había aparecido la televisión y era más barato quedarse en casa viendo a sus ejecutantes favoritos, acompañado de algún bocadillo. Al mismo tiempo que desaparecían las grandes orquestas, los nuevos combos estaban en boga. La música se convirtió totalmente audible en las salas de conciertos o en los teatros, ya no se bailaba, a lo más se seguía el ritmo con los pies. Había desaparecido el Swing. Los nuevos músicos haciendo gala de su suficiencia y resentimiento, tocaban manifiestamente sólo para ellos. Algunos hasta se permitían dar la espalda al público. Eran los nuevos tiempos, los de los inicios de las protestas sociales tras el maltrato.

Muchos de los “antiguos” músicos – los más capacitados- pudieron adaptarse al nuevo estilo, tales como Pee Wee Russell, caso excepcional, pues había traspuesto las barreras desde el jazz tradicional, pasando por el a Swing. Otros como en el caso de Benny Goodman y el de Coleman Hawkins, hicieron un paso fugaz con resultados desfavorables, a pesar del intento. Definitivamente la música y los tiempos habían cambiado. Cambió también la preferencia por los instrumentos. De la trompeta, que había sido el instrumento dominante desde los inicios del jazz, pasó a ser el saxofón el instrumento principal. Las necesidades de la nueva música así lo exigían. Del mismo modo desparecieron del solismo en el jazz, el trombón y el clarinete con escasísimas excepciones como el caso de J.J. Johnson en el trombón y de Buddy De Franco en el clarinete. También desaparecieron para siempre los vocalistas, para beneplácito de los puristas que siempre los ignoraron con el argumento de que el jazz era instrumental.

Tal como había sucedido con las primeras generaciones tras el éxodo de Nueva Orleáns, cuando el antiguo estilo cambió para siempre también con el advenimiento de grandes innovadores como Louis Armstrong, esta vez nuevamente las aguas volvieron a su nivel, iniciándose una nueva era para la música.

Carlos Alberto 12/10/2007

1 comentario:

Roberto dijo...

Estimado Carlos Alberto, con gran interes lei esta extraordinaria publicacion tuya, me parecio realmente escepcional, asi como tu soy un gran fanatico del jazz, pero del contemporaneo como el smooth, soul, latin, acid, etc. sin descartar mi gran admiracion por el jazz clasico.
Creo que tenemos muchos jazzistas extraordinarios actualmente , desde los anos 70 donde aparecieron Bob James, Spyro Gyra, Jean Luc Ponty,Grover Washington Jr.,etc hasta la actualidad donde Brian Culbertson, Jeff Golub, Jamie Cullum, y muchos otros jazzistas mas nos deleitan con sus grandes temas.
No soy un conocedor de la historia del jazz, pero soy un gran admirador, trato de ir a los pocos conciertos que se desarrollan aqui en Miami, que dicho sea de paso me gustaria que fuesen mas, tambien tengo una buena coleccion de CDs
He leido con gran interes la terminologia jazzistica que publicastes, nuevamente gracias por ensenarnos a todos nosotros, seguidores y fanaticos del mundo del jazz