martes, abril 29, 2008

El Clarinete en el Jazz – Parte II



El clarinete ocupó un lugar muy importante en el juego polifónico del jazz de los primeros decenios, cubriendo los espacios por debajo y por encima de la línea melódica conducida por la corneta o por la trompeta, según fuera el caso. Esto junto con sus cualidades técnicas permitió a los clarinetistas desarrollar sus capacidades como solistas y virtuosos antes que los demás instrumentistas.

Big Eye Louis Nelson (1880-1949)
Fue uno de los pioneros del jazz, sin relación alguna con el trombonista del mismo nombre, aunque algunas veces tocaron juntos. Nelson fue una inspiración para Johnny Dodds y Jimmie Noone y también, por un tiempo, profesor de Sidney Bechet. Louis Nelson DeLisle, quien generalmente omitía su apellido, tocaba desde sus inicios acordeón, guitarra, banjo, violín y contrabajo; principalmente un autodidacto en el clarinete, aunque tomó lecciones en 1904 de Lorenzo Tio Sr. y de Louis Tio

Verdadero clarinetista de jazz (tan opuesto a aquellos que solamente tocaban melodías aprendidas o pegados a la música escrita), Nelson actuó con la quintaesencia del jazz, incluyendo a Buddy Bolden, King Oliver, Jelly Roll Morton y Oscar Celestin. Pasó sus primeros años en Nueva Orleáns, partiendo a Chicago en 1916 para juntarse a Freddie Keppard y la Original Creole Orchestra, pero regresando dos años después. Estuvo con diversas bandas incluyendo a la Imperial Orchestra, la Golden Rule Orchestra, la Imperial Band, la Superior Orchestra y la Eagle Band. Nelson trabajó con la orquesta de John Robichaux de 1918 a 1924 y con Sidney Desvigne. De 1939 a 1949 condujo su propio grupo en el Luthjen.

Al no haber dejado el Sur, Nelson no grabó mucho. La carrera de Nelson regresó a los orígenes del jazz, pero afortunadamente estuvo algo documentado en 1949, justo un poco antes de su muerte. Está en las erráticas sesiones de Kid Rena de 1940 y fue grabado en 1949 -dos veces en estudio por American Music, bajo el liderazgo de Wooden Joe Nicholas y en una cita en vivo en el Luthjen. Esta última sesión no fue emitida hasta 1992. Todas las sesiones de 1949, excepto unas cuantas tomas alternas, están incluidas en el CD de American Music, Big Eye Louis Nelson DeLisle. Afortunadamente, está en bastante buena forma en estas históricas actuaciones que son su legado musical.

Johnny Dodds (1892-1940) Uno de los grandes clarinetistas de todos los tiempos y posiblemente el más significativo de los veintes. Nacido en Waveland, Mississippi, se trasladó a New Orleans en su juventud. Johnny Dodds, cuyo hermano menor Baby Dodds estaba entre los primeros bateristas importantes, tenía un tono memorable tanto en el registro inferior como en el superior, un súper ejecutante de blues, manteniendo su personalidad frente a Louis Armstrong en sus clásicas grabaciones Hot Five y Hot Seven . Comenzó con el clarinete a los 17 años, aunque aprendió rápido, siendo mayormente autodidacto. Dodds estuvo con la banda de Kid Ory durante la mayor parte de 1912 a 1919, tocando en los botes de río con Fats Marable, en la Eagle Band de Frankie Duson en 1917 y juntándose a King Oliver en 1921, en Chicago. Durante la siguiente década, grabó con la Creole Jazz Band de Oliver en 1923, con los Red Hot Peppers de Jelly Roll Morton, con Louis Armstrong, y en sus propias intensas sesiones utilizando siempre al trompetista Natty Dominique. Trabajó regularmente en el Kelly Stables durante 1924 a 1930 como clarinetista de casa, donde reemplazó al director de banda y también clarinetista Alcide Nunez. Aunque Dodds continuó tocando en Chicago durante los treinta, pasó parte del tiempo dirigiendo una compañía de taxis. Dodds condujo sesiones de grabación en 1938 y 1940, pero murió antes que empezara el movimiento revival.

Dodds fue una influencia importante en clarinetistas posteriores, especialmente en Benny Goodman.

Sidney Bechet (1897-1959) Sidney Bechet nació en la legendaria ciudad donde el jazz tuvo sus orígenes. Hizo su debut en la orquesta familiar llamada Silver Bells, bajo la dirección de su hermano Leonard. Tomó lecciones de clarinete de los consumados maestros George Baquet y Lorenzo Tio Jr. En 1908 se juntó a la Eagle Band dirigida por Bunk Johnson mientras tocaba ocasionalmente con Richard M. Jones y los Matt Carey Brothers. Fue entonces que Sidney encontró a cierto Louis Armstrong en pantalones cortos, tenor de un cuarteto vocal de adolescentes.

Sidney Bechet el inveterado viajero, fue a su primera gira a través de Texas a la edad de 17 años como miembro de la orquesta organizada por Clarence Williams y Armand J. Piron, fundadores de una casa editorial musical en Nueva Orleáns. Sidney Bechet tocó en su ciudad natal con la Olympia Band, con King Oliver, Kid Ory, Freddie Keppard y Buddy Christian, hasta 1917, justo antes del cierre de los establecimientos de Storyville. El licencioso Storyville, que se ordenó fuera evacuado por la marina, provocó que los jazzmen de Nueva Orleáns emigraron hacia el norte, a Chicago, "la Ciudad de los vientos", a donde Bechet los había precedido.

Bechet trabajaba en el De Luxe Café, en la esquina de las calles 35 y State Avenue, en la Original New Orleans Creole Jazz Band del clarinetista Lawrence Dewey (alias Duhé); con Freddie Keppard y Sugar Johnny; con Roy Palmer, Lil Hardin, Wellman Braud, Tubby y luego Minor Hall; en el Pekín, en la calle 28, con el pianista Tony Jackson; en el "Royal Garden", que se convirtiera después en el "Lincoln Garden".

1919 fue el gran año para Sidney Bechet. Fue contratado por Will Marion Cook para su Southern Syncopated Orchestra, próxima a iniciar una gira europea. Esta enorme orquesta con su diversificado repertorio que incluía ragtimes, espirituales, blues, tanto como composiciones clásicas, la primera en tocar buen jazz en Europa, fue un éxito en Londres tocando en el palacio de Buckingham para el rey Jorge V, quien felicitó a Bechet personalmente por su actuación. El director de la orquesta suiza del ballet suizo (Ballets Russes), quedó tan impresionado cuando oyó a Bechet que escribió un famoso artículo en la emisión de octubre de 1919 de la Revue Normande, rindiendo homenaje al músico. Pero la carrera europea de la orquesta de W.M. Marion Cook fue interrumpida prematuramente por problemas financieros.

A comienzos de 1920, Sidney Bechet conducía su propia orquesta en los clubes nocturnos de Londres, en el Embassy, el Paradise Dance, y luego se juntó con los Jazz Kings de Louis Mitchell en Bruselas y París, donde también tocó con Benny Peyton.

De 1923 a 1925 Sidney Bechet participó en una larga serie de grabaciones en Nueva York que incrementaron su popularidad aún más y que fueron producidas por el pianista-compositor Clarence Williams, quien también era director artístico del sello Okeh. En los estudios de grabación, Sidney estuvo acompañado por Thomas Norris, Louis Armstrong, Charlie Irvis, Buster Bailey, Eva Taylor y otros. En 1925, Bechet pasó un corto tiempo, en la orquesta de Duke Ellington, del Kentucky Club, donde Johnny Hodges -también músico a la sazón- quedara extremadamente impresionado con él.

A mediados de los veintes, Sydney Bechet actuó por toda Europa durante dos años, de Alemania a Italia, de Francia a Polonia, de Suiza a Holanda; y luego la orquesta del director Noble Sissle lo llevó de regreso a los Estados Unidos. Noble Sissle, un antiguo percusionista de los Hell Fighters de Jim Europe, tomó la dirección de la orquesta cuando su conductor murió. Esta era a la sazón, la banda del ejército americano que estuvo estacionado en Francia durante la Primera Guerra Mundial. Luego Sissle condujo otros grupos estables o de estudio en Nueva York y Londres durante los años veintes.

Noble Sissle quien se había convertido en el cantante y maestro de ceremonias de moda, organizó una gran banda de jazz en 1929, incluyendo a algunos hombres sobresalientes y siempre ofreciendo algunas interesantes interpretaciones, aún cuando no se contaba entre las bandas cumbre de la época. Encantado por las condiciones en Francia, tan favorables para el jazz, Sissle, llevó su orquesta a París, al mundo de Sidney Bechet y Tommy Ladnier.

La fuerza de esta orquesta, brotaba del esfuerzo combinado de estos dos ejemplares y talentosos solistas cuyo lirismo y poder alcanzaban el más alto grado de intensidad.

De regreso a Nueva York, Bechet y Ladnier decidieron establecer un conjunto para el Savoy Ballroom al cual llamaron los "New Orleans Feetwarmers". El sonido de esta reunión quedo preservado para la posteridad mediante algunas brillantes grabaciones hechas en 1932. Pero la crisis económica causó estragos en los Estados Unidos. Los teatros, clubes nocturnos y salones de baile tuvieron que cerrar, enviando a muchos músicos a las filas de los desempleados. Muchos encontraron otros trabajos mientras esperaban que los efectos de la desastrosa depresión pasaran. Sidney Bechet abrió una lavandería en el centro de Harlem sin ceder enteramente a su jazz. Después de un día de trabajo, Sidney se reunía con sus colegas para unas felices jam sessions en su tienda.

En 1934, Noble Sissle nuevamente se lanzó a la aventura en una gran orquesta, sacando provecho de la mejoría de las condiciones. Bechet fue nuevamente uno de los más importantes elementos en el grupo para los próximos cuatro años

De ahí en adelante, Sidney Bechet, concentró más sus esfuerzos en el saxo soprano, un instrumento que parecía ofrecerle más amplias posibilidades y en el cual halló su muy propia forma de expresión.

Jimmie Noone (1895-1944) Es considerado uno de los tres clarinetistas cumbres de Nueva Orleáns de los veintes junto con Johnny Dodds y Sídney Bechet. Jimmie Noone tenía un tono más suave que sus contemporáneos que atraía a los ejecutantes de la era del swing –incluyendo a Benny Goodman. Tocó guitarra de niño y a la edad de quince años tomó lecciones de clarinete de Lorenzo Tio Jr. y de Sidney Bechet, aunque este último tenía solamente 13 años en esa época. Noone se desarrolló rápidamente tocando con Freddie Keppard de 1913 a 1914, con Buddy Petit y con la Young Olympia Band en 1916, la cual también condujo. En 1917 se dirigió a Chicago para juntarse a la Creole Band de Keppard. Después que esta quebrara al siguiente año, se hizo miembro de la banda de King Oliver, quedándose hasta juntarse con la orquesta Dreamland de Doc Cook de 1920 a 1926.

Aunque Noone grabó con Cook, fue cuando comenzó conduciendo una banda en el Apex Club que dio el gran paso. Para 1928 tenía al pianista Earl Hines y al altoista Joe Poston en el desacostumbrado quinteto –Poston iba pegado a la melodía detrás de Noone; y estaba grabando para Vocalion creando clásicos del jazz con inclusión de una temprana versión de Sweet Lorraine (su tema característica), y Four or Five Times. Noone trabajó fijamente en Chicago a lo largo de los treintas, aunque recibió poca atención del mundo jazzístico. Noone usó a Charlie Shavers en algunas de sus grabaciones de finales de los treintas, dando la bienvenida a la escena al joven cantante Joe Williams, quien más tarde se convertiría en el causante del renacimiento de la banda de Count Basie en los cincuentas, desafortunadamente nunca grabaron juntos. En 1944, Noone estuvo en la banda de Kid Ory, en la Costa Oeste y parecía al borde de una mayor fama cuando murió inesperadamente. Gracias a las series de reemisiones del sello European, las grabaciones de Jimmie Noone están ahora disponibles en CD.


Carlos Alberto 29/04/2008